Skip to content

Entre tú y yo

febrero 6, 2013

Hacía calor y llevaba esa camiseta de manga corta con el corazón rosa en el pecho. Me encantaba ésa camiseta, me sentía la niña más guapa del mundo. Una princesa rebelde.

No lloré, tan sólo solté la mano de mi madre y me alejé mirando los brillantes ojos  de aquella niña.  Empezaba mi independencia  y es curioso comparar lo que querías entonces con lo que eres ahora. Ella es el mejor ejemplo, Victoria.  No es el nombre el que te hace sino tú quien le das personalidad. Y aquella niña la tenía .

las_odiseas_de_penelope_microrrelatos_vicky

Entonces pasó sin más, como la mayoría de las cosas importantes que ocurren en la vida pero años después pude disfrutar de su amistad.

Ahora sé que las personas con brillo en los ojos ven la otra cara de las cosas.

Victoria Granados Gambetta vivió su odisea sin rendirse , decidió que las Bellas Artes eran lo suyo y se lanzó y ahora como licenciada en la materia y diseñadora gráfica  habla en primera persona del diseño:

 “Está presente en muchos aspectos de la vida y cualquier ejemplo conlleva una ideas y un desarrollo previo con una carga tanto conceptual como práctica muy elaborada por parte de alguien”

Su último triunfo, en junio de 2012, alzarse con el primer premio del IV concurso universitario de creación de microrrelatos,  “Universos mínimos” en la sección de ilustración. O explicado para el simple mortal, un estupendo ejemplo de ilustración digital.

Por eso, por lo estupendo de sus trabajos, porque en estos tiempos no se valora el arte y porque como ella dice:

“La gente se cree que haces dibujitos sin más, sólo ve lo estético y esto va mucho más allá de eso”

Por eso y por innumerables motivos más desde Las Odiseas queremos que Victoria cuente, a su manera, una de nuestras invenciones, nuestro microrrelato:

Entre tu y yo

Voy a serte sincera querido . Voy a decirte la verdad porque lo que te cuento a diario no son más que mentiras de corta y pega para salvar el momento sin más ruido que el de tus labios haciendo ventosa con mi saliva.

Porque contigo lo que uso son acrónimos de palabras que me parecen sonar mejor.

Porque no es cierto que me encante ponerle la guinda a la noche con Foo Fighters  o que Franz Ferdinand sean un fenómeno que me “saca de aquí”. El auténtico fenómeno  es tu helado rictus si te cuento que prefiero ser valiente con Vetusta Morla y berrearle a Copenhague aunque nunca haya pisado Dinamarca. Sí, berrearle, porque ésa es otra cariño, tu princesa no entona ni en la ducha y lo prefiero porque mientras berreo en castellano parece que lo entiendo todo mejor.

Porque te quiero sin querer porque todo es mentira.

Lo cierto es que no soy una entendida con gafas de pasta que se come el mundo sino una flor exótica y fácilmente digerible  cultivada entre profundos huertos rurales.

Que ya no me importa admitir que no me gusta Dostoyevski pero sería un crimen con castigo no susurrarte que  amo el realismo mágico de Gabo y me enredo con tus comentarios  sobre Punset.

Entre tu y yo querido, no es que seas un pedante al que no entiendo ni por escrito y despacito. Es más bien que no me quieres y te necesito.

 entre tu y yo-01

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: